Preguntas y Respuestas

5. ¿Qué significa el título en latín de la Constitución Apostólica Fidei Depositum?

El título en latín de la Constitución Apostólica Fidei Depositum significa “Depósito de la Fe”.
Las Constituciones Apostólicas, bulas papales o textos conciliares son generalmente conocidos por las dos palabras en latín con las cuales comienzan.

6. ¿Cuál es el propósito general de la constitución Apostólica Fidei Depositum?

El propósito general de la Constitución Apostólica Fidei Depositum es expresar el objetivo del nuevo Catecismo y su trasfondo.
Una constitución apostólica es una resolución o decreto emanado del Papa

7. ¿Cuál es el contenido de la Constitución Apostólica Fidei Depositum?

El contenido de la Constitución Apostólica Fidei Depositum es una explicación de:
1. la redacción del texto
2. el ordenamiento del material
3. la importancia del CIC para la Iglesia.
8. ¿Quién impulsó la composición del CIC? (FD 0) Un Sínodo extraordinario de Obispos convocado en 1985 para celebrar el 20º aniversario del cierre del Concilio Vaticano II dio el impulso para la composición del CIC.
Un Sínodo de Obispos es una reunión de obispos en Roma o una reunión local de los obispos pertenecientes a una misma provincia eclesiástica o patriarcado. Estas reuniones se realizan para discutir cuestiones doctrinales o necesidades pastorales.
9. ¿Quién presidió la comisión encargada de preparar un borrador del CIC? (FD 1) El Cardenal Joseph Ratzinger –posteriormente Papa, con el nombre de Benedicto XVI- presidió la comisión que tuvo a su cargo la tarea de preparar un borrador del CIC.
10. ¿Qué precedente sigue el CIC en su estructura de cuatro partes? (FD 2) En su estructura de cuatro partes, el CIC sigue el precedente del Catechismus Romanus,el primer Catecismo, que fue publicado por el Concilio de Trento (1545-1563).
El Concilio de Trento (1545-63) fue posterior a la Reforma. Rechazó el Protestantismo y reforzó la ortodoxia.
11. ¿Quién autorizó la publicación del CIC? En qué año? (FD 3) La publicación del CIC fue autorizada por el Papa Juan Pablo II en 1992.